Publicidad en Vía Pública – Guía de Buenas Prácticas

guia buenas practicas publicidad caminera

             Se entiende por Publicidad en Vía Pública o Publicidad Exterior aquella comunicación destinada a informar o llamar la atención del público a través de leyendas, inscripciones, dibujos, fotografías, signos, elementos corpóreos, instalaciones y otras formas de comunicación, permanente o temporal, fija o móvil, que se realice o sea visible desde vías y espacios de uso público, bien sean peatonales o vehiculares, terrestres, aéreas o acuáticas.1 En una breve definición, la ordenanza sobre propaganda comercial que sea vista desde la vía publica de la Municipalidad de Santiago (Diciembre de 2010) señala que: “… se entenderá por vía pública a las calles, plazas, caminos y otros sitios por donde transite el público, que tengan carácter de bienes nacionales de uso público”. No se consideran como Publicidad las señales de tránsito, la señalización de calles, la información sobre sitios de interés y demás señales que sirven de referencia y orientación a las personas. La publicidad exterior es, después del pregón, el medio publicitario más antiguo y el que ha estado siempre presente en calles, edificios, carreteras y espacios públicos. Desde los tradicionales paños blancos o rojos izados en un palo –que todavía se usan en nuestros campos para anunciar la venta de pan o carne– hasta las modernas pantallas digitales interactivas, la publicidad en vía pública ha evolucionado hasta consolidarse como un efectivo medio de comunicación. Sin embargo, como todas las cosas, esta forma de publicidad genera externalidades negativas y un impacto que nos obliga a ser cuidadosos y a tomar conciencia sobre la necesidad de regular su uso, mediante la aplicación y observancia de un conjunto de buenas prácticas, previniendo la contaminación visual del paisaje y la seguridad de las personas, y promoviendo una cultura que permita compatibilizar la publicidad en vía pública con su entorno.

Extracto del manual de la guía de Buenas Practicas de ANDA ” Asociacion Nacional de Avisadores”

Las Condes concluye el 98% de sus obras de verano y defiende los 389 letreros con que las publicitó

» 25/02/17 – El Mercurio (Chile)

Felipe Contreras Reyes La parte baja del puente de avenida Cristóbal Colón, en la rotonda Atenas, en Las Condes, se había convertido en un foco de preocupación para los vecinos. Mal iluminada, desaseada y con problemas de seguridad, el lugar luce ahora totalmente distinto: se convirtió en una plaza deportiva que recibe visitas desde las primeras horas del día.Se trata del proyecto más importante del “Plan Verano” de Las Condes, que invirtió $5 mil millones en 389 obras. Según la municipalidad, el 98% de los trabajos ya está terminado. El 2% restante debe estar concluido este martes 28 de febrero.

Elaboran nueva ley sobre letreros camineros

Comisión de Obras Públicas del Senado:

De prosperar la idea parlamentaria, se deberá demostrar que las pantallas LED no distraen a los conductores.

La comisión de Obras Públicas del Senado trabaja en una nueva normativa de letreros camineros y en calles urbanas, para poner freno al desorden que existe con los carteles publicitarios.

Así lo adelanta el presidente de la instancia, Juan Antonio Coloma (UDI), quien señala que en el proyecto han participado todos los integrantes de la entidad, es decir, Alfonso de Urresti, Antonio Horvarth, Jaime Quintana e Ignacio Walker.

“Lo que se busca es una norma que dé, sobre todo, seguridad y se armonicen los derechos de la libertad de emprender con los de la ciudadanía de desplazarse con tranquilidad”, señala Coloma.

El parlamentario explica que la regulación de letreros y carteles está dispersa en seis cuerpos legales, entre ellos la Ley Orgánica del Ministerio de Obras Públicas, la Ley de Caminos, la Ley Orgánica de Municipalidades y la Ley del Tránsito.

“Como la regulación está diseminada, es muy engorroso fiscalizar”, dice el senador.

El legislador plantea que uno de los puntos del proyecto es la prohibición de instalar letreros en fajas viales en zonas urbanas y rurales, a distancias inferiores a 500 metros.

En cuanto a las sanciones, la iniciativa las deja a cargo del juzgado de policía local, con multas que oscilarán entre las 10 y 100 UTM y en los 10 kilómetros circundantes a las áreas metropolitanas, la infracción será de 50 a 500 UTM.

Otro punto que se relaciona con las polémicas pantallas LED: no busca prohibirlas, sino normar que, para instalarlas, deban contar con un estudio técnico elaborado por un ingeniero de transportes o prevención de riesgos, para descartar que sea elemento distractivo para los conductores.

Sí se prohibirá la instalación de carteles que estén a contramano, es decir, en sentido contrario a la circulación.

De prosperar esta iniciativa, los carteles que no estén dentro de la normativa deberán ser retirados por sus propietarios.